Espárragos en la dieta. Fuente de agua y fibra.

Esparragos

Uno de los alimentos más importantes de la dieta mediterránea son los espárragos. Estos tallos, jóvenes y tiernos, proceden de la esparraguera, y pertenecen a la familia de las cebollas y los puerros, pero su sabor es distinto.
Las plantas de la familia de las liliáceas, de la que forman parte los espárragos, son ricas en aceites esenciales sulfurados que, aunque son muy volátiles, poseen gran cantidad de efectos beneficiosos para nuestra salud.

Tipos de espárragos

Hay dos clasificaciones de espárragos según su grosor o su color. Según el color, pueden ser blancos o verdes. Los espárragos blancos tienen este color porque crecen bajo tierra, y no desarrollan la clorofila, el pigmento que da el color verde a los vegetales. Por su parte, los espárragos verdes o trigueros sí que desarrollan la clorofila. Entre noviembre y marzo podemos adquirir este tipo (los blancos podemos comprarlos durante todo el año, ya que se venden en latas de conserva).

Según el grosor, los espárragos van de los extra gruesos (entre 14 y 19 milímetros) hasta los delgados (que no alcanzan los 9 milímetros), pasando por los gruesos (entre 11 y 14 milímetros) y los medios (entre 9 y 11 milímetros).

Propiedades nutricionales

El contenido más alto que tienen los espárragos es en agua. Proteínas y fibra también están presentes en altas dosis, mientras que las grasas y los azúcares apenas son perceptibles.
Los espárragos son uno de esos alimentos con alto contenido en antioxidantes (tema que tratamos hace poco), ya que tiene provitamina A (betacarotenos), y vitaminas C y E. También posee folatos, y vitaminas B1, B2, B3 y B6. Con los folatos se forman los glóbulos rojos y blancos, y los anticuerpos del sistema inmunológico.
Por su parte, la vitamina C forma el colágeno, los glóbulos rojos, huesos y dientes. Además, protege de las infecciones. La vitamina E hace que las células de la sangre se mantengan estables, y ayuda a la fertilidad. La vitamina A es importante para la vista, la piel, el cabello, los huesos, las mucosas y el sistema inmune.
Además de todo esto, los espárragos contienen hidratos de carbono, potasio, sodio, fósforo y magnesio.
Pero son los espárragos verdes los que más vitaminas contienen, sobre todo folatos y vitamina C. Además, su contenido en asparraguina (forma parte de su aceite esencial volátil, y es lo que da su sabor a los espárragos trigueros) también es mayor.

Leave a Comment